Vídeo webinar “La noción de seguridad: tensiones y oportunidades”

El pasado viernes concluimos nuestro ciclo de webinars “20 años de la agenda de mujeres, paz y seguridad” con una charla centrada en la resignificación del concepto de seguridad, tradicionalmente vinculado a lo militar. Contamos con Carmen Magallón, presidenta de la Fundación SIP y presidenta de honor de WILPF España, Nora Miralles, investigadora del Centre Delás e integrante de WILPF España, y Ana Velasco, miembro de Women In International Security (México). Moderó la charla Sandra Martínez Domingo, coordinadora de Alternativas de seguridad del Instituto Catalán Internacional para la Paz (ICIP). Este ciclo ha sido posible en colaboración con ICIP, Alianza por la Solidaridad, Centre Delàs, CEIPAZ, Escola de Cultura de Pau, Universidad de Málaga y Fundación SIP.

Abrió la charla Sandra Martínez señalando que “a pesar de los avaces de la agenda de mujeres, paz y seguridad, la posibilidad de un enfoque alternativo a la seguridad ha quedado relegado”, se ha impuesto la visión militarista. Carmen Magallón, por su parte, recordó el protagonismo de las mujeres organizadas en la aprobación de la Resolución 1325. Estas impulsoras no compartían la visión securitaria que ahora se ha impuesto en la agenda, apuntó. “No podemos sustituir la paz por la seguridad, la paz no tiene miedo, la seguridad es protección frente amenazas”. Nora Miralles considera que “nos sentimos cada vez con mayor inseguridad porque las desigualdades no paran de crecer. La seguridad es acompañarse en esa vulnerabilidad”. “El contexto no ha sido muy favorable para proponer nuevos enfoques sobre seguridad, mujer, protección, para que la resolución 1325 tuviera un papel transformador”, apuntó Miralles. Ana Velasco quiso poner de relieve la tensión que hay en la 1325 entre el enfoque de las activistas feministas y el enfoque del Consejo de Seguridad de la ONU, “el organismo más patriarcal”, señaló. “La visión del Consejo de Seguridad sigue imperando. La seguridad se sigue entendiendo frente a una amenaza externa, lo que acentúa la desigualdad Norte-Sur, y como algo que garantiza el Estado, que muchas veces amenaza la seguridad de las mujeres”, dijo Velasco. “Hay muchas violencias que no se reconocen en la agenda por este concepto de seguridad y por la falta de responsabilidad internacional”.

Carmen Magallón afirmó que “nosotras nunca trabajamos por la seguridad, trabajamos por la paz”. Etimológicamente “seguridad” significa “sin cuidado”, como señalaba Vicent Martínez Guzmán. Por eso Carmen se muestra partidaria de una resignificación de este concepto y reivindica la importancia de la agenda de mujeres, paz y seguridad como un marco conceptual que puede aplicarse a muchos conceptos, como el extremismo violento, que debe dejar de limiotarse al terrorismo islámico y debe incluir el supremacismo blanco, el racismo, el feminicidio, los tiroteos, las violencias del Estado…

Nora Miralles recordó que se nos suele decir que nuestra seguridad crece a costa de nuestras libertades y derechos. “Pero las teorías feministas nos aportan una visión radical y cotidiana, abordan la violencia como un fenómeno continuo, no como fenómenos aislados”. El feminismo, continuó Miralles, “quiere visibilizar esas estructuras de poder. La securitización es una visión hegemónica muy compartida, el Estado aparece como rol protector, cuando suele contribuir a desigualdades y violencias”. De hecho, afirmó, las mujeres racializadas y las activistas LGTBi “cuestionan la idea de que su seguridad dependa de su Estado, que no protege sus derechos”. De hecho, criticó “los retos de seguridad se responde con política carcelaria, castigando a ciertas poblaciones”.

Para avanzar en esta agenda, Ana Velasco propuso “reflexionar desde la interseccionalidad y tratar de no perpetuar las violencias o dinámicas de poder que excluyen a mujeres. No se puede marginar a la sociedad civil en los planes de acción”, apuntó. De hecho, reivindicó el papel de la sociedad civil organizada para “impulsar una reconceptualización de la seguridad y la noviolencia”. “No podemos parar”, concluyó.

“No nos dejemos arrebatar esta herramienta y trabajemos por la paz”, quiso concluir Carmen Magallón. Nora Miralles, por su parte, recordó que “la paz es la ausencia de violencias y es más amplio que la seguridad, que es la gestión de la vulnerabilidad humana”.

Posts recientes
Contáctanos

Mándanos un email y nos pondremos en contacto contigo lo más pronto posible.

Empieza a teclear y presiona enter para buscar