Razones ineludibles para que el Gobierno de España ratifique el Tratado de Prohibición de Armas Nucleares

Ya han pasado cuatro meses desde la entrada en vigor del Tratado de Prohibición de Armas Nucleares (TPAN) y el Gobierno de España sigue sin ratificarlo, al igual que todos los miembros de la OTAN. Mientras tanto, muchos municipios españoles (entre ellos Barcelona, A Coruña, Cádiz o Zaragoza) se han sumado al Llamamiento de ICAN para las ciudades, en algunas ocasiones a iniciativa de nuestras wilpferas. En este artículo, recopilamos las razones incontestables sobre las que se asienta la urgente necesidad de ratificar el tratado para cuidar y garantizar la vida en el planeta y defender los derechos humanos.

Hemos recopilado nueve razones. Para más información, podéis leer la Guía de Recursos de WILPF sobre el TPAN que podéis encontrar aquí.

  1. Cuando se trata de armas nucleares, nunca están en manos seguras. Mientras cualquier país tenga estas armas, otras las querrán y el mundo se encuentra en un estado de inseguridad permanente.
  2. Existe un riesgo cada vez mayor del uso de las armas nucleares, intencional o accidental. Hemos estado al borde de la guerra nuclear muchas veces; la hemos escapado por suerte. Si conservamos las armas nucleares para siempre, es seguro que serán utilizadas nuevamente. Cualquier uso causaría consecuencias humanitarias catastróficas y perjudicaría a civiles indiscriminadamente.
  3. Las armas nucleares no son una defensa legítima. Depender de las armas nucleares para la disuasión significa que cualquier gobierno esta preparado para usarlas en contra de civiles, con consecuencias humanitarias catastróficas como resultado.
  4. El Tratado sobre la Prohibición de las Armas Nucleares llena un importante vacío jurídico y complementa instrumentos existentes, incluyendo el Tratado de No Proliferación Nuclear.
  5. Cualquier uso de estas armas violaría el derecho internacional humanitario porque atacarían mortal e indiscriminadamente a civiles y causarían daños ambientales a largo plazo.
  6. Las mujeres se ven desproporcionadamente afectadas por la violencia nuclear y han sido líderes al pedir la abolición nuclear desde el comienzo de la era atómica.
  7. Se necesitaría menos del 0,1% del rendimiento explosivo del arsenal nuclear mundial actual para provocar un colapso agrícola devastador y una hambruna generalizada. El humo y el polvo de menos de 100 explosiones nucleares del tamaño de Hiroshima causarían un descenso abrupto en las temperaturas y las precipitaciones globales.
  8. La historia muestra que la prohibición de ciertos tipos de armas facilita el progreso hacia su eliminación. Las armas que han sido prohibidas mediante tratados internacionales se consideran cada vez más ilegítimas, ya que pierden su estatus político y, junto con él, los recursos para su producción. Ya estamos viendo cómo los fondos de pensiones y los bancos se desprenden de las compañías productoras de armas nucleares desde que se adoptó el TPNW.
  9. Los programas de armas nucleares desvían los fondos públicos de la atención médica, la educación, las operaciones de socorro en casos de desastre y otros servicios vitales. Los nueve Estados con armas nucleares gastan decenas de miles de millones de dólares cada año para mantener y modernizar sus arsenales nucleares.
Posts recientes
Contáctanos

Mándanos un email y nos pondremos en contacto contigo lo más pronto posible.

Empieza a teclear y presiona enter para buscar