No normalicemos las armas nucleares ni la guerra, ilegalicémoslas

Artículo de Ray Acheson, directora del programa de desarme de WILPF, publicado originalmente en inglés en la web de WILPF International.

A medida que avanza la brutal invasión rusa de Ucrania, las primeras advertencias de Putin sobre el posible uso de armas nucleares no han pasado a un segundo plano. Por el contrario, parece que muchos supuestos “expertos” y los principales medios de comunicación occidentales han tratado de normalizar la idea de un ataque nuclear. Esto, a su vez, contribuye a normalizar la posesión de armas nucleares e incluso la perspectiva de una guerra nuclear, a la vez que menosprecia la experiencia de quienes sufren gravemente el bombardeo de pueblos y ciudades con armas explosivas en estos momentos. Debemos negarnos a aceptar este continuum de violencia y trabajar para abolirlo todo.

Al comienzo de su invasión de Ucrania, el presidente ruso Vladimir Putin declaró que otros países “se enfrentarán a más graves consecuencias que las que han afrontado en la historia” si intervenían. Unos días después, ordenó que las fuerzas nucleares rusas se pusieran en estado de alerta máxima. Más tarde, el ex presidente ruso Dmitry Medvedev esbozó posibles escenarios para el uso de armas nucleares y el ministro de Defensa ruso, Sergei Shoigu, dijo que mantener “la preparación de las fuerzas nucleares estratégicas” sigue siendo una prioridad. Desde entonces, un portavoz del Gobierno ruso ha dicho que Rusia sólo consideraría el uso de armas nucleares si hubiera una “amenaza existencial” para Rusia.

Las palabras y acciones de Putin y otros funcionarios rusos han vuelto a situar los riesgos y peligros de la guerra nuclear en la conciencia de los ciudadanos. Pero la amenaza de las armas nucleares no se limita al Gobierno ruso. Otros ocho Gobiernos -el de China, el de la República Popular Democrática de Corea, el de Francia, el de la India, el de Israel, el de Pakistán y el del Reino Unido- también poseen armas nucleares, y hay bombas nucleares estadounidenses almacenadas en el territorio de otros cinco miembros de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN): Alemania, Bélgica, Italia, Países Bajos y Turquía.

Todas y cada una de estas bombas son una amenaza para la paz y la seguridad. Las armas nucleares no son “herramientas” abstractas que mantienen la paz y la seguridad mundiales. Son armas de destrucción masiva. Crean inestabilidad, permiten una violencia horrible y ponen en riesgo la vida en el planeta. Como declaró el Comité de Derechos Humanos en 2018, las armas nucleares “son de una naturaleza tal que causan la destrucción de vidas humanas a una escala catastrófica que es incompatible con el respeto del derecho a la vida.”

Como declaró el Comité de Derechos Humanos en 2018, las armas nucleares “son de una naturaleza tal que causan la destrucción de vidas humanas a una escala catastrófica que es incompatible con el respeto del derecho a la vida.”

Sin embargo, parece que los principales medios de comunicación y los llamados expertos de los países con armas nucleares están tratando de normalizar esta amenaza, sugiriendo que sí, que Putin podría usar armas nucleares, y tal vez las consecuencias no serían tan malas como algunos sugieren.

El lenguaje tecno-estratégico de las “armas nucleares tácticas”


Ha habido muchas peticiones para que la OTAN imponga una “zona de exclusión aérea” sobre Ucrania para poner fin a los ataques aéreos de Rusia contra las ciudades ucranianas, sin tener en cuenta el hecho de que esto podría conducir al uso de armas nucleares por parte de Rusia o a una guerra nuclear total. En cambio, algunos políticos y comentaristas sugieren que una zona de exclusión aérea vale el riesgo de que Rusia utilice lo que se denomina engañosamente armas nucleares “tácticas”. Otros están intensificando la retórica de una posible guerra nuclear, argumentando que Putin es “irracional” y probablemente las utilice, o que el Gobierno ruso ve un intercambio nuclear como una “estrategia viable”.

En este aparente intento de impulsar o al menos normalizar la perspectiva de una guerra nuclear, gran parte de la atención se centra en el tipo de arma nuclear que se “espera” que utilice Putin. El New York Times describe en un artículo las armas nucleares tácticas como “bombas más pequeñas”, “armas nucleares menores”, “menos destructivas por naturaleza”, “mucho menos destructivas”, y con “rendimientos explosivos variables que podrían aumentarse o reducirse dependiendo de la situación militar”. Aun reconociendo que una de estas armas, si se detonara en el centro de Manhattan, mataría o heriría a medio millón de personas, el Times sugiere que el uso de estas armas es “quizás menos aterrador y más creíble”. El artículo dice que los miles de millones de dólares que la administración Obama gastó en armas nucleares se destinaron a “mejorar” las armas nucleares tácticas estadounidenses y a convertirlas en “bombas inteligentes” que “dieran a los planificadores de guerra la libertad de reducir la fuerza explosiva variable de las armas”, tuvieran un “alto grado de precisión” y redujeran “el riesgo de daños colaterales y de víctimas civiles”.

Así, incluso en un artículo en el que se advierte que las armas nucleares tácticas podrían llevar a reducir el umbral de su uso, se ocupa un espacio importante y se emplea una serie de descriptores para sugerir que estas armas causarían menos destrucción si se utilizaran.

Centrarse en los detalles del tamaño o el tipo de bomba, señala el experto en fuerzas nucleares rusas Pavel Podvig, hace que se pierda un punto importante: “traer armas nucleares a este conflicto, en cualquier forma, debería ser inaceptable, deplorable y criminal”. El juego de la guerra nuclear distrae de este mensaje, argumenta, desplazando el debate en la dirección de qué arma podría usarse y cuán “efectiva” podría ser. “Lo que hace es normalizar las armas nucleares, haciendo que parezca que todo esto tiene que ver con el coste y el beneficio, el cálculo político o la utilidad militar”. Estas discusiones condicionan a la gente a creer que todo esto es de alguna manera normal. “Mantengamos el mensaje simple”, insta Podvig. “Incluso la idea de involucrar armas nucleares en este conflicto debería considerarse inaceptable”.

La realidad de la violencia nuclear

En términos de fuerza destructiva y capacidad de matar, no hay nada pequeño en ningún arma nuclear. Las armas nucleares tácticas rusas tienen un rendimiento estimado de 10 a 100 kilotones. El rendimiento refleja la cantidad de energía liberada cuando un arma nuclear explota. Un kilotón tiene una fuerza explosiva equivalente a la de 1.000 toneladas métricas de TNT.

Se calcula que la bomba detonada por Estados Unidos sobre Hiroshima en 1945 fue de unos 15 kilotones; la de Nagasaki fue de 22 kilotones.

Aproximadamente 140.000 personas murieron a causa de la bomba en Hiroshima y 70.000 en Nagasaki a finales de 1945. Muchas más murieron por la radiación y las quemaduras.

La experiencia de la detonación de un arma nuclear dice aún más que las cifras. Setsuko Thurlow, que tenía 13 años en el momento del bombardeo de Hiroshima, fue testigo de su ciudad “cegada por el destello, aplastada por la explosión huracanada, quemada por el calor de 4.000 grados Celsius y contaminada por la radiación de una bomba atómica”. Ella ha descrito la experiencia con vívidos detalles a través de innumerables testimonios:

“Una brillante mañana de verano se convirtió en un oscuro crepúsculo, con el humo y el polvo levantándose en la nube de hongos, muertos y heridos cubriendo el suelo, pidiendo desesperadamente agua y sin recibir ninguna atención médica. La tormenta de fuego que se extendía y el asqueroso hedor de la carne quemada llenaban el aire. Milagrosamente, me rescataron de los escombros de un edificio derrumbado, a unos 1,8 kilómetros de la zona cero. La mayoría de mis compañeros que estaban en la misma habitación se quemaron vivos. Todavía puedo oír sus voces pidiendo ayuda a sus madres y a Dios.  Mientras escapaba con otras dos chicas supervivientes, vimos una procesión de figuras fantasmales que se alejaban lentamente del centro de la ciudad. Personas grotescamente heridas, cuyas ropas estaban hechas jirones, o que habían quedado desnudas por la explosión. Estaban sangrando, quemadas, ennegrecidas e hinchadas. Les faltaban partes del cuerpo, la carne y la piel colgando de los huesos, algunas con los globos oculares colgando de las manos y otras con el estómago reventado, con los intestinos colgando. En ese único destello de luz, mi querida Hiroshima se convirtió en un lugar de desolación, con montones de escombros, esqueletos y cadáveres ennegrecidos por todas partes. De una población de 360.000 habitantes -en su mayoría mujeres, niños y ancianos no combatientes- la mayoría se convirtió en víctima de la masacre indiscriminada del bombardeo atómico”.

Esta es la realidad inmediata de las armas nucleares. También hay efectos intergeneracionales a largo plazo. Las tasas de cáncer entre los supervivientes se dispararon en los años posteriores a los bombardeos de Hiroshima y Nagasaki. Las mujeres se vieron especialmente afectadas por la radiación, y las embarazadas experimentaron mayores tasas de abortos espontáneos y problemas de crecimiento.

Ya sea que los supuestos expertos las llamen estratégicas o tácticas, grandes o pequeñas, la experiencia de la detonación de incluso una sola bomba nuclear será catastrófica. Como lo fue para los de Hiroshima y Nagasaki; como lo fue para todos aquellos cuyas tierras y aguas fueron probadas en Australia, Kazajstán, Kiribati, Islas Marshall, Moruroa, Estados Unidos y muchos otros lugares. Y tal vez sea para siempre el trauma y el daño moral -individual, social, político y cultural-.

La locura de MAD

La horrenda violencia descrita más arriba proviene de una sola bomba nuclear. Pero el núcleo de la política nuclear de todos los Estados con armas nucleares -la llamada “disuasión nuclear”- se basa en la idea de la destrucción mutua asegurada (MAD). Los planes estratégicos para el uso de armas nucleares prevén el intercambio nuclear. La teoría es que, como ese intercambio podría acabar destruyendo todo el planeta, nadie se atrevería a utilizarlas. Se alega que esto ha mantenido la “paz y la seguridad mundiales” y la “estabilidad geoestratégica” desde el final de la Segunda Guerra Mundial.

Como estamos viendo ahora, las armas nucleares no han evitado la guerra. Están facilitando activamente la guerra de Rusia contra Ucrania. Y Ucrania no es la primera guerra por delegación que se libra entre los Estados con armas nucleares

Pero, como estamos viendo ahora, las armas nucleares no han evitado la guerra. Están facilitando activamente la guerra de Rusia contra Ucrania. Y Ucrania no es la primera guerra por delegación que se libra entre los Estados con armas nucleares. Durante los últimos setenta años, Estados Unidos y la Unión Soviética/Rusia han estado luchando por la supremacía utilizando principalmente los cuerpos de personas de otros países. En muchas de estas guerras, como en Ucrania, en lugar de luchar directamente entre sí, un Estado con armas nucleares armaba a los que se resistían al otro estado con armas nucleares.

Aunque los teóricos de la disuasión intentan argumentar que la situación en Ucrania demuestra la validez de sus mitos -que las armas nucleares disuaden a la OTAN de imponer una zona de exclusión aérea o declarar la guerra a Rusia-, la realidad es que las armas nucleares sólo han hecho que una guerra horrible sea aún más peligrosa.

Las armas nucleares se interponen en el camino de las conversaciones de paz porque están posicionadas en las doctrinas militares como opciones aún más violentas para tratar de “ganar” una guerra

La solución a esta guerra no es la escalada. Es crear un espacio y un entorno para el diálogo y la negociación. Pero las armas nucleares se interponen en el camino de las conversaciones de paz porque están posicionadas en las doctrinas militares como opciones aún más violentas para tratar de “ganar” una guerra. Y en este intento de “ganar” se encuentra la posibilidad de una guerra nuclear.

Ese mismo artículo del Times que habla de “pequeñas bombas nucleares” pasa a reconocer que el uso de tales armas bien podría conducir a una guerra nuclear. “Una simulación ideada por expertos de la Universidad de Princeton comienza con Moscú disparando un tiro de advertencia nuclear; la OTAN responde con un pequeño ataque, y la guerra que sigue produce más de 90 millones de bajas en sus primeras horas“. Millones más morirían en los meses siguientes. La crisis climática se agravaría exponencialmente; podría producirse una desastrosa disminución de la producción de alimentos y una hambruna mundial que podría matar a la mayor parte de la humanidad.

Como declaró proféticamente la película de los años 80 Juegos de Guerra, “la única jugada ganadora es no jugar”. Los antiguos líderes estadounidenses y soviéticos, Reagan y Gorbachov, reconocieron que no se puede ganar una guerra nuclear y que nunca se debe librar. Esto fue reafirmado recientemente por cinco Estados con armas nucleares.

Reagan y Gorbachov también estuvieron de acuerdo “en que cualquier conflicto entre la URSS y EE.UU. podría tener consecuencias catastróficas”; por ello, “hicieron hincapié en la importancia de evitar cualquier guerra entre ellos, ya sea nuclear o convencional” y dijeron que “no tratarían de alcanzar la superioridad militar”.

Pero los Estados con armas nucleares siguen buscando la “superioridad militar” y sostienen un sistema en el que es posible el uso de armas nucleares.

La propia existencia de las armas nucleares hace posible su uso. Mientras existan estas armas, existe el riesgo de que sean detonadas. Mientras existan, se utilizarán para amenazar e intimidar. Mientras existan, seguirán perjudicando a las personas en los lugares donde se fabrican y donde se han probado y producido, principalmente en las naciones indígenas y las comunidades racializadas y cerca de ellas. Mientras existan, extraerán miles de millones de dólares para su mantenimiento, modernización y despliegue, cuando ese dinero se necesita desesperadamente para el bienestar de las personas y del planeta, ahora también en peligro por el cambio climático. 

Un continuo de violencia

La normalización de las armas nucleares también forma parte del proyecto histórico más amplio de normalización de la guerra.

La normalización de las armas nucleares también forma parte del proyecto histórico más amplio de normalización de la guerra.

En su libro The Doomsday Machine, el denunciante y ex analista militar Daniel Ellsberg explica que las políticas de armas nucleares surgieron de las justificaciones para bombardear ciudades y civiles durante la Segunda Guerra Mundial. La voluntad, e incluso el deseo, de incinerar a los civiles y destruir las infraestructuras civiles como parte de la guerra dio lugar a las prácticas de bombardeo y de cubrir amplias zonas con violencia explosiva. Este enfoque caracterizó la última parte de la guerra, y las fuerzas aliadas atacaron deliberadamente los principales centros civiles mucho antes de que Estados Unidos detonara las bombas nucleares sobre Hiroshima y Nagasaki.

Esta historia ofrece un relato inquietante de cómo las prácticas que antes se consideraban aborrecibles se normalizan durante el conflicto. Cómo lo que antes se consideraba un anatema para el “comportamiento civilizado” se afianza en la doctrina y la estrategia.

La guerra en Ucrania no es única en cuanto al sufrimiento causado. La guerra siempre es un infierno. En particular, el bombardeo de pueblos y ciudades causa un daño horrible.

Como está demostrando de nuevo la guerra de Putin en Ucrania, los efectos del uso de armas explosivas en zonas pobladas son indiscriminados, con una proporción asombrosa de muertes y lesiones infligidas a civiles. El estallido y la fragmentación de los explosivos matan y hieren a las personas que se encuentran en la zona donde detonan, y dañan objetos, edificios e infraestructuras. Las víctimas y los supervivientes de las armas explosivas pueden enfrentarse a largo plazo a problemas de discapacidad, daños psicológicos y exclusión social y económica. La destrucción de infraestructuras vitales para la población civil, como el agua y el saneamiento, la vivienda, las escuelas y los hospitales, priva a los civiles del acceso a las necesidades básicas y da lugar a un patrón de sufrimiento más amplio y a largo plazo.

El uso potencial de armas nucleares es una extensión de la violencia explosiva que ya estamos viendo en Ucrania, Siria, Yemen, Etiopía y otros lugares, y que ya vimos en Irak y Afganistán, entre otros. Al centrarse en una posible guerra nuclear también se corre el riesgo de distraer la atención de la realidad vivida del sufrimiento de la “guerra convencional” que se está produciendo ahora mismo.

La persistencia del patriarcado

Esta forma de pensar -que los ajustes de cuentas se pueden hacer bombardeando casas y hospitales, o que el poder se puede afirmar amenazando con acabar con todo el planeta- es profundamente patriarcal. Se basa en la idea de que la dominación y la violencia son las mejores formas de controlar y coaccionar a los demás para que se sometan a tu voluntad.


Esta forma de pensar -que los ajustes de cuentas se pueden hacer bombardeando casas y hospitales, o que el poder se puede afirmar amenazando con acabar con todo el planeta- es profundamente patriarcal. Se basa en la idea de que la dominación y la violencia son las mejores formas de controlar y coaccionar a los demás para que se sometan a tu voluntad.

El patriarcado se refleja en todos los aspectos de la guerra en Ucrania, desde el reclutamiento de hombres y la celebración del guerrero, hasta la horrible violencia sexual y de género que se está infligiendo a las mujeres, a las personas LGBTQ+ y a los niños, e incluso a los ataques contra civiles y objetos civiles. El bombardeo de centros civiles es una “estrategia profundamente sexista sin más “ventaja militar” que demostrar la incapacidad del Estado ucraniano para proteger y, por tanto, castrar a sus dirigentes”, afirman las expertas en derecho internacional feminista Louise Arimatsu y Christine Chinkin.

La posesión de armas nucleares y la amenaza de utilizarlas también están profundamente marcadas por el género, ya que la retórica de los Estados con armas nucleares se centra sistemáticamente en el tamaño de sus arsenales, la vitalidad de sus bombas, su preocupación por la impotencia si se desarma y su desestimación de las “emociones” de quienes se preocupan por las repercusiones humanitarias de las armas nucleares.

El patriarcado emplea un lenguaje tecnoestratégico para hablar de las bombas nucleares, como se ha descrito anteriormente, y un lenguaje aséptico para hablar de la guerra: “ataques quirúrgicos”, “daños colaterales”, “bombas inteligentes”. Este enfoque patriarcal, que descarta y rechaza los debates sobre las consecuencias físicas, legales, morales y emocionales de las armas y la guerra, ha impedido durante décadas el desarrollo de narrativas alternativas “creíbles” que promuevan la paz y la no violencia. Pero hay formas de enfrentarse y desafiar esta perspectiva patriarcal, y los sistemas de violencia que sostiene.

Desatar el nudo de la guerra

En una carta dirigida al presidente estadounidense Kennedy durante la crisis de los misiles en Cuba en 1962, el primer ministro soviético Jruschov describió elocuentemente el “nudo de la guerra” que sus dos países habían creado, y advirtió del riesgo de que pudieran apretar tanto el nudo “que incluso quien lo haya atado no tenga fuerzas para desatarlo”. Sesenta años después, ese nudo se ha apretado más que nunca.

Reconociendo el fracaso de los líderes de los Estados con armas nucleares para “desatar el nudo” -que no pueden o no quieren tomar las medidas necesarias para eliminar o incluso reducir los riesgos generados por sus arsenales nucleares- la gran mayoría de los países se han rebelado. Unieron sus fuerzas a las de los activistas de la Campaña Internacional para la Abolición de las Armas Nucleares (ICAN) para revitalizar una narrativa sobre las armas nucleares en la que las catastróficas consecuencias humanitarias y medioambientales del uso de estas armas están en primer plano. Los Gobiernos, principalmente del Sur global, junto con ICAN, desarrollaron un nuevo acuerdo internacional que prohíbe las armas nucleares.

El 7 de julio de 2017, 122 Gobiernos votaron para adoptar el Tratado sobre la Prohibición de las Armas Nucleares (TPAN). Tras recibir las cincuenta ratificaciones nacionales necesarias, entró en vigor el 22 de enero de 2021. Este avance supone un reto muy importante para las armas nucleares y para las máquinas de guerra nuclear de los países supuestamente más “poderosos” del mundo.

El TPAN muestra lo que el mundo puede hacer ante una grave injusticia y un riesgo increíble. Los países y los activistas que lideran esta iniciativa han comprendido la urgencia de desmantelar el sistema de violencia nuclear masiva que han construido sus vecinos y aliados. Estos actores sin armas nucleares concibieron un papel para sí mismos en esta historia, de ayudar a “desatar el nudo” trabajando para cambiar el paisaje legal, político, económico y social en el que existen las armas nucleares.

Lo que queda por ver es cómo responderán los principales responsables de atar el nudo. La prohibición de las armas nucleares abre una oportunidad para que los líderes de los Estados con armas nucleares y que las apoyan den un paso atrás, aflojen el nudo y se comprometan con el proceso de desarme y desmilitarización.

El nudo no es sólo nuclear. Las armas nucleares son sólo la punta de un vasto sistema de violencia militarizada que se ha construido a lo largo de más de un siglo de guerra. Todo ello debe deshacerse.

Pero el nudo no es sólo nuclear. Las armas nucleares son sólo la punta de un vasto sistema de violencia militarizada que se ha construido a lo largo de más de un siglo de guerra. Todo ello debe deshacerse.

Esto debe incluir el fin de la práctica de utilizar las ciudades como campos de batalla. Se trata de una violación del derecho internacional humanitario y, sin embargo, sus autores siguen bombardeando y bombardeando a la población civil. El gobierno irlandés está liderando un proceso diplomático para una declaración en la que los Estados se comprometan a no utilizar armas explosivas en zonas pobladas, para mejorar la protección de los civiles y el cumplimiento del derecho internacional. Poner fin a los bombardeos de pueblos y ciudades aliviaría gran parte del sufrimiento humano inmediato y a largo plazo en los conflictos armados.

Recientemente, en la sede de las Naciones Unidas en Ginebra, varios Estados, entre ellos Estados Unidos, el Reino Unido, Israel, Turquía, Canadá y la República de Corea, se opusieron a la creación de compromisos firmes para evitar el uso de armas explosivas en zonas pobladas

Sin embargo, a pesar de que muchos Gobiernos condenan los bombardeos de Rusia contra hospitales, hogares y escuelas ucranianos, algunos intentan diluir los compromisos del proyecto de declaración política para asegurarse de no tener que cambiar ninguna de sus propias políticas o prácticas que provocan graves daños a la población civil. Recientemente, en la sede de las Naciones Unidas en Ginebra, varios Estados, entre ellos Estados Unidos, el Reino Unido, Israel, Turquía, Canadá y la República de Corea, se opusieron a la creación de compromisos firmes para evitar el uso de armas explosivas en zonas pobladas o para hacer frente a las repercusiones indirectas y duraderas de la destrucción y el daño de las infraestructuras civiles.

No obstante, muchos otros Estados, así como las organizaciones internacionales y la sociedad civil, están presionando para lograr una declaración firme que ayude a salvar vidas y evitar el sufrimiento. Junto con la prohibición de las minas terrestres, las municiones en racimo y las armas nucleares, y la labor en curso para prevenir las armas autónomas, el trabajo para detener la violencia explosiva forma parte de un proyecto más amplio de desarme humanitario. En conjunto, estos esfuerzos contribuyen a sentar las bases para reducir el comercio internacional de armas, la producción de armas y la especulación bélica. La reducción de los presupuestos militares, la reorientación de los fondos hacia la satisfacción de las necesidades sociales y planetarias, y un giro en las relaciones internacionales, pasando de la guerra a la diplomacia, la solidaridad y la atención, son imperativos para nuestra supervivencia.

En noviembre de 1940, durante la Segunda Guerra Mundial, el filósofo francés Albert Camus escribió: “Podemos desesperar de la existencia, porque no tenemos ningún poder sobre ella, pero no de la historia, donde el individuo puede hacerlo todo. Son los individuos los que hoy nos matan. ¿Por qué los individuos no van a conseguir dar la paz al mundo? Simplemente debemos empezar sin pensar en objetivos tan grandiosos”.

La esperanza, por tanto, no consiste necesariamente en que nosotros, como individuos, seamos capaces de lograr la abolición de todas las formas de violencia, sino en la capacidad que tenemos como colectivo -incluyendo a las generaciones futuras- de impulsar los cambios que necesitamos para traer la paz, la justicia y el bienestar a la humanidad y a todas las relaciones con las que compartimos nuestra vida en este planeta. Podemos aceptar y sucumbir a la violencia, o podemos trabajar para abolir los sistemas y estructuras que la permiten.

Posts recientes
Cheap Tents On Trucks Bird Watching Wildlife Photography Outdoor Hunting Camouflage 2 to 3 Person Hide Pop UP Tent Pop Up Play Dinosaur Tent for Kids Realistic Design Kids Tent Indoor Games House Toys House For Children
Contáctanos

Mándanos un email y nos pondremos en contacto contigo lo más pronto posible.

Empieza a teclear y presiona enter para buscar

Cheap Tents On Trucks Bird Watching Wildlife Photography Outdoor Hunting Camouflage 2 to 3 Person Hide Pop UP Tent Pop Up Play Dinosaur Tent for Kids Realistic Design Kids Tent Indoor Games House Toys House For Children