Nuestra historia empieza en 1915, cuando 1.200 mujeres de diversas culturas y lenguas se reunieron en La Haya, durante la Primera Guerra Mundial, para estudiar, dar a conocer y eliminar las causas de la guerra. Publicaron resoluciones, enviaron delegaciones a la mayoría de los países implicados en la Guerra y crearon esta organización: la Liga Internacional de Mujeres por la Paz y la Libertad. WILPF, por sus siglas en inglés.

En aquel tiempo, igual que ahora, el propósito de fundar WILPF era tener una organización a través de la cual las mujeres pudieran trabajar por la paz y la libertad. Un espacio en el que reivindicar el derecho y la responsabilidad de las mujeres de participar en la toma de decisiones relacionadas con cualquier aspecto relacionado con la paz y la seguridad.

WILPF ha ido progresando como organización y sus 100 años de trabajo han conseguido un impacto a nivel global.

Prácticamente desde su creación, los valores de WILPF fueron recibidos con satisfacción y adoptados por algunos de los líderes más poderosos del mundo. La entonces presidenta de WILPF Internacional, Jane Adams, fue recibida personalmente por el Presidente de los Estados Unidos, Woodrow Wilson, en Washington. Los planteamientos de WILPF aportaron al presidente Wilson 9 de sus famosos 14 puntos, las bases de un programa de paz que fue utilizado cuando Alemania y sus aliados acordaron el armisticio en noviembre de 1918.

Estamos orgullosas, no sólo por ser la organización de mujeres pacifistas más antigua del mundo, sino que también podemos presumir de haber tenido dos Premios Nobel de la Paz en nuestras filas. En 1931, Jane Addams recibió el prestigioso galardón por sus esfuerzos para el mantenimiento de la paz. Poco despuñes, en 1946, la primera secretaria de WILPF Internacional, Emily Greene Balch, fue también premiada, en claro reconocimiento al éxito de WILPF en la consecución de sus esfuerzos.

Desde que fuera creada, WILPF ha organizado diálogos entre mujeres en Oriente Medio, enviado delegaciones de mujeres al Vietnam del Norte y del Sur para oponerse a la guerra de Vietnam, y trabajado de manera coordinada con la Organización de las Naciones Unidas para promover el cambio hacia la paz y la seguridad.

En mayo de 2015 nos volveremos a reunir en La Haya, para afrontar juntas los retos de los nuevos tiempos, desde una perspectiva feminista, multicultural y multidisciplinar.