El objetivo principal del trabajo de WILPF en materia de Derechos Humanos es integrar por completo los asuntos relativos a la Paz y la Seguridad con los relativos a los Derechos Humanos de las mujeres. Sólo respetando los Derechos Humanos seremos capaces de resolver de raíz las causas de conflicto, y por esa razón creemos que estas dos materias deben ser tratadas de manera conjunta.

La integración de estas dos áreas es una tendencia creciente desde hace algunos años, y la intención de WILPF es seguir trabajando en esta línea. El Alto Comisionado para los Derechos Humanos de la ONU (OHCHR), por ejemplo, ha demostrado un creciente interés en los temas relacionados con Mujer, Paz y Seguridad. Entre tanto, el Comité por la Eliminación de la Discriminación contra las Mujeres de la ONU (CEDAW) ha emitido -en su 56ª sesión- una Recomendación General sobre los Derechos Humanos de la Mujer en situaciones de conflicto y post conflicto.

Esta aproximación pretende fomentar la concienciación entorno a las violaciones de Derechos Humanos relacionadas con el trabajo de WILPF en  los Organismos de Derechos Humanos, incrementar la utilización de la perspectiva de género por parte de los mismos y expandir las raíces de las ONGs en el marco de los mismos. Este planteamiento tiene por objetivo el reto de cambiar el panorama internacional para hacer que el entramado de los Derechos Humanos funcione de manera más efectiva para las mujeres, especialmente para aquellas que viven situaciones de conflicto, entendiendo conflicto en una dimensión temporal que abarca también los momentos prebélicos y los posteriores al conflicto.

Así, el principal objetivo del Programa de Derechos Humanos de WILPF es la prevención y confrontación de la guerra y los conflictos armados, a través del acercamiento a los Derechos Humanos de la comunidad internacional.

En España

En nuestro país, el retroceso en derechos y libertades ciudadanas en general, y de las mujeres en particular, es evidente. La administración pública ha cargado el peso de la crisis en los ciudadanos y ciudadanas menos pudientes económicamente, aplicando una considerable rebaja de los derechos y garantías sociales a las clases menos favorecidas. Los recortes presupuestarios han afectado a servicios públicos básicos como la educación, la sanidad, la atención a la dependencia y a las mujeres maltratadas, mientras continúan los desahucios de viviendas.

Especialmente vulnerables son los migrantes. El Gobierno de España ha decidido endurecer las leyes y los procedimientos de actuación policial, contra ellos y contra las personas que los defienden y amparan, limitando la libertad y la hospitalidad, y propiciando una legislación hostil en materia de asistencia sanitaria. En cuanto a la Guarda física de la frontera sur de la Unión Europea, España está procediendo, con ayuda del Reino de Marruecos, a una política que, lejos de respetar los Derechos Humanos, se centra en la ampliación de las vallas de la vergüenza, utilizando procedimientos que permiten saltarse los DDHH de manera sistemática y que tienden a blindar la actividad de los agentes encargados de las labores de seguridad, sea cual sea su intervención.

Por otro lado, subrayamos la situación de las víctimas del franquismo que reivindican el derecho y la necesidad de la recuperación de la memoria histórica. La lucha contra la injusticia de los crímenes, la impunidad, y el olvido es fundamental para cerrar las heridas de la guerra y dejar paso a un clima de convivencia pacífica real.

Contáctanos

Mándanos un email y nos pondremos en contacto contigo lo más pronto posible.

¿No lo puedes leer? Cambia el texto.

Empieza a teclear y presiona enter para buscar