Comunicado de Prensa: WILPF, la Organización de Mujeres para la Paz más antigua del mundo, declina participar en CSW61

13 de febrero de 2017

La Liga Internacional de Mujeres por la Paz y la Libertad, una de las primeras ONGs en ser reconocida como entidad consultiva con las Naciones Unidas en 1948, no participará en el 61º período de sesiones de la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer (). WILPF advierte que la ausencia de mujeres de países afectados por la reciente prohibición de viajar de Estados Unidos socava la premisa básica de la CSW como proceso inclusivo y participativo y amenaza su legitimidad.

Las Naciones Unidas (ONU) tienen la obligación de respetar los principios y las prácticas acordadas y llevadas a cabo durante décadas y garantizadas por la ley de derechos humanos. Es evidente que la prohibición de viajar de Estados Unidos socava la capacidad de las Naciones Unidas para cumplir con estas obligaciones, dice hoy la Liga Internacional de Mujeres por la Paz y la Libertad (WILPF) desde su sede en Ginebra, Suiza.

WILPF se ha comprometido, apoyado y participado en las diversas funciones del sistema de las Naciones Unidas desde su creación. La organización lleva a las mujeres de las organizaciones de base a participar en los foros multilaterales para abogar por los derechos humanos, combatir el militarismo y construir la paz. Esta organización está haciendo sonar la alarma ahorapor la amenaza a la integridad de la ONU, que representa la prohibición de viajar de Estados Unidos.

“Esta acción unilateral de Estados Unidos como Estado anfitrión ha tenido un gran impacto en la capacidad de las Naciones Unidas de mantener los principios enunciados en la Carta de las Naciones Unidas, en la legislación de derechos humanos y en la CSW. A las mujeres de los siete países se les han negado visados o bien no pueden asistir con seguridad a la CSW y hacer que se escuchen sus voces y sus luchas por la igualdad, la libertad y la no violencia, compartidas con sus compañeras activistas y responsables políticos en todo el mundo “, dice Madeleine Rees, Secretaria General de WILPF. Señala que mientras que las mujeres que puedan asistir a la CSW podrán protestar por
su ausencia y denunciar estas políticas, nunca podrán hablar en nombre de las personas forzadas a estar ausentes.

“La prohibición de viajar de Estados Unidos es la última de una serie de obstáculos para la participación significativa de las mujeres en los foros internacionales. Estamos en una pendiente resbaladiza, y necesitamos tomar medidas inmediatas para cambiar la dirección. En WILPF lo vemos como un requisito indispensable para que las mujeres de
todo el mundo puedan asistir a los procesos de la ONU, siendo CSW uno de ellos. Si las experiencias reales de las mujeres no forman parte de los debates, la realidad de sus vidas, incluyendo durante los conflictos, no puede darse a conocer con precisión ante quienes toman las decisiones, incluidos quienes elaboran las políticas y los Estados
Miembros “, dice Rees y continúa:

“Habíamos previsto tener actos relativos a las mujeres de Yemen y otros países de Oriente Medio afectados por el conflicto. Esto ya no es posible. Por cuestión de principios, por lo tanto, y en solidaridad con nuestras compañeras de los países excluidos, hemos decidido retirar nuestra participación del proceso formal CSW61. Yo no iré allí, nuestros actos programados se cancelan, y no habrá personal de WILPF Internacional hablando en paneles. En cambio, estamos orientando nuestro interés y actividades hacia el Consejo de Derechos Humanos en Ginebra y otros espacios que permitan a todas las mujeres independientemente de su nacionalidad, raza, idioma o religión hablar desde su experiencia. Trabajaremos con las ONGs, estados y las Naciones Unidas para convocar un acto importante en  Ginebra para abordar la cuestión de la participación, posiblemente ya en abril”.

WILPF ha enviado una declaración a todos los Estados miembros de la ONU pidiéndoles que aborden las cuestiones de derechos humanos, la violación de la Convención sobre los Refugiados y el desprecio de la ONU como institución por parte de la actual administración estadounidense. WILPF se dirige a ellos para que la ONU recupere su Carta y vuelva a ser la organización de paz que pretendía ser.

Posts recomendados

Deja un comentario