Cataluña, hace falta política. Carta de las mujeres de WILPF al Presidente del Gobierno español y al President de la Generalitat

Sr. Presidente del Gobierno de España

Sr. President de la Generalitat de Catalunya

 

La Liga Internacional de Mujeres por la Paz y la Libertad (WILPF en sus siglas en inglés) es la organización de mujeres por la paz de más larga vida en el mundo. Fue fundada en 1915, en medio de la I Guerra Mundial, cuando más de 1000 mujeres, procedentes tanto de países que estaban en guerra como neutrales, se reunieron en La Haya para tratar de parar la guerra en curso.  Mientras los hombres de sus países se estaban matando, ellas aprobaron 20 resoluciones que pusieron las bases para una legislación internacional capaz de regular los conflictos internacionales a través de la negociación y el arbitraje; y las llevaron en delegación, a los mandatarios beligerantes y neutrales, incluidos el Papa y el Presidente de los Estados Unidos. En un sentido profundo, fueron las madres de las Naciones Unidas pues su filosofía alimentó los 14 puntos de Woodrow Wilson que pusieron fin a la I Guerra Mundial y dieron luz a la Sociedad de Naciones, precursora de las Naciones Unidas.

Las mujeres de la Liga Internacional de Mujeres por la Paz y la Libertad, reunidas en Zaragoza el 23 de septiembre de 2017, nos hemos interpelado sobre los hechos acaecidos en Catalunya en los últimos tiempos.

Somos mujeres de distintas procedencias geográficas y distintos recorridos biográficos vinculadas por relaciones sin fin que configuran un espacio de atención a lo que sucede, de intercambio para comprender y hacer, entendiendo que política es, como nos enseñó Simone Weil, el amor y cuidado del bien común y el arte de estar juntos. Una forma de entender la política que la une inseparablemente a la paz, tal como nosotras la entendemos.

De ahí nuestra preocupación por la deriva de los acontecimientos en el conflicto político en Catalunya. Unos acontecimientos que muestran ignorancia de la política y amenazan con socavar cualquier posibilidad de ella.

Nos preocupa que palabras referidas al cuidado del bien común como diálogo, democracia, ley, dejen de corresponderse con las cosas, la vida y el hacer de mujeres y hombres, y se utilicen en los discursos para alimentar la idea de un otro enemigo al que hay que vencer.

Nos preocupa que se actúe por fidelidad a las patrias en lugar de hacerlo con fidelidad a las relaciones encarnadas entre personas.

Nos preocupa que se invoque la ley para justificar acciones de fuerza dirigidas a acallar voces e impedir expresiones colectivas.

Nos preocupa que se entienda la ley como un marco inamovible en lugar de entenderla como un acuerdo colectivo que es expresión de unas realidades y unas voluntades que la preceden, y por tanto sujeta a cambio.

Nos preocupa que se dilapide el saber de la convivencia y el arte de estar juntos que sostiene toda la vida social.

Muchas mujeres han expresado preocupaciones parecidas en conflictos que no se supieron resolver políticamente y generaron violencia. Han sido mujeres quienes han ofrecido salidas creativas a conflictos enquistados. Aquí dos mujeres, líderes de ciudades que representan a las partes del conflicto y que no comparten la misma posición, han sido las primeras en mostrarse juntas, desvaneciendo con su lenguaje corporal y verbal los fantasmas del enconamiento y devolviendo la posibilidad de la política al escenario del conflicto.

Devolver la política al escenario del conflicto es poder delimitar el campo del desacuerdo, poder escuchar con atención el deseo y el interés del otro, entender el acuerdo no como cesión o imposición, sino como modificación de las partes que permita la creación de nuevos escenarios compartidos.

Las mujeres de WILPF, tomando hilos de práctica y de pensamiento que nos han legado mujeres del pasado y del presente, les interpelamos porque queremos que apuesten urgentemente por el retorno de la política. Política que es, repitiendo a Luisa Muraro, lo que interrumpe el mecanismo de las relaciones de fuerza tanto en el mundo como en nuestras almas.

Carmen Magallón

Presidenta de WILPF España

25 de septiembre de 2017

 

Descargar carta en castellano

Descarregar carta en català

Posts recomendados

Deja un comentario