Carta de WILPF España a los candidatos y candidatas a las Elecciones Europeas

Apreciado/a Sr./Sra. Candidato/a a las elecciones europeas,

Somos la sección española de la Liga Internacional de Mujeres por la Paz y la Libertad (WILPF), la organización feminista y pacifista más antigua del mundo, fundada en 1915 y presente en la actualidad en 32 países, con sedes en Ginebra y Nueva York.

Nos dirigimos a usted para que como eurodiputado/a se comprometa a no dar apoyo a algunas medidas que se están poniendo en marcha en la Unión Europea con el objetivo de impulsar el campo de la defensa y que, consideramos, aumentan la militarización y la carrera armamentística, con el consiguiente deterioro y amenaza que ello supone para la paz y formas no violentas de resolución de conflictos.

Le pedimos que se muestre contrario a:

  • Impulsar una defensa europea y su presupuesto asociado.

Los nuevos presupuestos de la UE 2021-2027 contemplan la creación de un Fondo Europeo de la Defesa (dotado con 13.000 millones de euros), un Fondo Europeo para la Paz (dotado de 10.500 millones de euros) y el proyecto Conectar Europa (dotado con 6.500 millones de euros). El Fondo Europeo de la defensa tiene como objetivo fomentar una base industrial europea competitiva y que los estados miembros  realicen compras conjuntas de material militar.

En los últimos diez años los ciudadanos de la UE hemos visto cómo se recortaba en sanidad, educación o prestaciones sociales. Lo que necesitamos es que se reviertan estas políticas cuyas consecuencias agravan las cargas del trabajo de cuidados no remunerado, ejercido mayoritariamente por mujeres y que no que se impulsen nuevas políticas militaristas.

  • Apoyar el Programa Europeo de Desarrollo Conjunto de Capacidades en Defensa (EDIDP)

El EDIDP tiene la finalidad de ayudar a los estados a financiar la adquisición conjunta de material militar. Según las ayudas previstas, por cada euro que invierta la UE cada estado invertirá cuatro. Se complementarán con otros instrumentos financieros como la generación de eurobonos de defensa y dichos gastos no computarán como déficit público.

En el año 2027 el presupuesto de la UE destinado al desarrollo de defensa y seguridad será superior a los fondos destinados a reducir la pobreza, la corrupción, el mal gobierno o a promover los derechos humanos y la paz, factores clave estos últimos por los que la población toma decisiones como abandonar sus países y emigrar.

  • Apoyar el Programa Europeo de Investigación en Defensa (EDRP)

El EDRP pretende incentivar, a través la investigación en nuevos proyectos de material de defensa, tecnologías innovadoras en materia de defensa y seguridad. Este programa prevé la financiación directa a la industria de defensa de hasta el 100% de los costes directos más un 25% en concepto de ayudas a costes indirectos. El apoyo al tejido industrial de defensa incluyen Pymes, start-ups, y contempla el  acceso a la financiación con opciones como usar el Fondo Estructural y de Inversión, los fondos del Banco Europeo de Inversiones (fondos que habrá que reorientar para esta finalidad) o exenciones del IVA.

Desde WILPF, apoyamos que se ayude a las empresas a innovar en todo aquello que incrementa la calidad de vida de las personas, pero no para innovar en armamento. No deja de ser indignante, a modo de ejemplo, que productos de primera necesidad como los de higiene femenina, que nosotras las mujeres debemos usar con regularidad, estén sujetos a IVA y que, entre las nuevas medidas que se barajan, se plantee la posibilidad de eliminar el IVA a la industria armamentística,  por consiguiente, a las armas.

Por otra parte, todos estos fondos impulsarán una industria europea de armas frente a la industria norteamericana, con la que habrá que competir por los mercados mundiales, aumentando el riesgo de que todo ello pueda comportar una nueva carrera de armamento mundial.

  • Apoyar la creación de un nuevo ejército

Si sumamos los miembros de los 28 ejércitos nacionales, Europa dispone de uno de los cuerpos militares más numeroso superando el 1.500.000 de militares. En 2017 y 2018, el Consejo Europeo adoptó la creación de la Capacidad Militar de Planificación y Ejecución (MPCC, por sus siglas en inglés) dentro del Estado Mayor de la UE, con lo que establece una estructura militar de mando y control cuyo objetivo serán las misiones no ejecutivas como la formación de soldados en terceros países así como también la de llevar a cabo misiones militares en el exterior, que ya ha sido dotada con 2.500 militares. Ya se ha sembrado la base de la creación de un ejército europeo con capacidad de actuar en cualquier país del mundo. Por primera vez se están dando pasos para construir una Europa como potencia militar mundial.

Europa ya es una potencia mundial económica. En este momento, las mujeres de WILPF-España le pedimos que no dé su apoyo para hacer de Europa una potencia militar mundial. Nosotras creemos en la diplomacia, en los mecanismos como el dialogo y la negociación para afrontar los retos mundiales, trabajamos para potenciar todos aquellos esfuerzos que fortalezcan el multilateralismo y no queremos que en nuestro nombre o con la excusa de defender los derechos humanos o los derechos de las mujeres se utilicen las armas para derrocar gobiernos o acceder a los recursos naturales. Le recordamos que estas medidas solo incrementan los riesgos sobre los derechos humanos, los derechos de las mujeres y los derechos sexuales y que, lejos de protegerlos, un aumento de la inversión en defensa, el discurso militarista y la fabricación de armas solo contribuirá a erosionarlos en mayor medida.

Cordialmente,

WILPF España

Sección española de la Liga Internacional de

Mujeres por la Paz y la Libertad

Descargar carta en pdf

 

Posts recientes

Deja un comentario